UN POPULISTA DEL SOFTWARE PROMUEVE RIVAL DE WINDOWS

The New York Times Syndicate – 1/19/2009 8:51 PM

link original: http://noticias.prodigy.msn.com

NUEVA YORK — Son una plaga desafortunada o las personas capaces de derrocar a Windows. En diciembre, cientos de estos polémicos desarrolladores de software se reunieron durante una semana en las oficinas centrales de Google en Mountain View, California.

NUEVA YORK — Son una plaga desafortunada o las personas capaces de derrocar a Windows. Usted elija.

En diciembre, cientos de estos polémicos desarrolladores de software se reunieron durante una semana en las oficinas centrales de Google en Mountain View, California. Llegaron de todas partes del mundo, luciendo muchos de los signos usuales de los mercenarios del software: jeans, colas de caballo, vello facial descuidado y ojos inyectados de sangre.

Pero en vez de prepararse para codificar para el mejor postor, los desarrolladores estaban coordinando su esfuerzo en gran medida voluntario para tratar de socavar al sistema operativo Windows de Microsoft par las PCs, el cual generó cerca de 17,0000 millones de dólares en ventas el año pasado.

Todo el alboroto en la reunión se centró en algo llamado Ubuntu y un hombre llamado Mark Shuttleworth, el carismático multimillonario de 35 años de edad y originario de Sudáfrica que funciona como el líder espiritual y financiero de este plan de codificación.

Creado hace apenas cuatro años, Ubuntu ha surgido como la versión más celebrada y de más rápido crecimiento del sistema operativo Linux, que compite con Windows principalmente a través de su muy bajo precio: 0 dólares.

Se estima que más de 10 millones de personas operan Ubuntu hoy en día, y representan una amenaza para la hegemonía de Microsoft en los países desarrollados y quizá incluso más en aquellas regiones que se están poniendo al día en la revolución tecnológica.

“Si tuviéramos éxito, cambiaríamos fundamentalmente el mercado del sistema operativo”, dijo Shuttleworth durante un descanso de la reunión, la Cumbre de Desarrolladores de Ubuntu. “Microsoft necesitaría adapatarse, y no creo que eso sea poco saludable”.

Linux es gratuito, pero se puede hacer dinero a través de las empresas que flanquean al sistema operativo. Compañías como IBM, Hewlett-Packard y Dell colocan Linux en más de 10 por ciento de las computadoras que venden como servidores, y las empresas pagan a los fabricantes de hardware y otros, como los vendedores de software Red Hat y Oracle, por arreglar cualquier problema y mantener actualizados sus sistemas basados en Linux.

Ppero Canonical, la compañía de Shuttleworth que produce Ubuntu, ha decidido enfocar sus aspiraciones a corto plazo en las PCs usadas por trabajadores y personas en casa.

La idea de un competidor fuerte basado en Linux para Windows y, a un menor grado, Mac OS X de Apple ha sido un sueño perdurable de los defensores del software de fuente abierta. Defienden la idea de que el software que puede ser libremente alterado por las masas puede resultar más barato y mejor que el código de propiedad producido por pesadas corporaciones. Aunque lo han intentado, sin embargo, los fanáticos de Linux han fallado en su búsqueda de hacer de Linux el sistema operativo principal en computadoras de escritorio y portátiles. El software a menudo estrafalario sigue reinando entre los aficionados a la tecnología y no entre las abuelas.

Con Ubuntu, creen los devotos, las cosas finalmente serían diferentes.

“Pienso que Ubuntu ha captado la imaginación de la gente en torno a la computadora de escritorio con Linux”, dijo Chris DiBona, gerente de programa de software de fuente abierta en Google. “Si hay esperanza para la computadora de escritorio con Linux, serían ellos”.

Cerca de la mitad de los 20,000 empleados de Google usan una versión ligeramente modificada de Ubuntu, juguetonamente llamada Goobuntu.

La gente que conozca a Ubuntu por primera vez lo encontrará muy similar a Windows. El sistema operativo tiene una interfase gráfica fácil, menús familiares y todos el software común en el escritorio: un navegador de Web, un programa de correo electrónico, software de mensajería instantánea y un paquete gratuito de programas para crear documentos, hojas de cálculo y presentaciones.

Aunque relativamente fácil de usar para los tecnológicamente hábiles, Ubuntu — y todas las otras versiones de Linux — puede desafiar al usuario promedio. Linux no puede operar muchas de las aplicaciones creadas para Windows, incluidos algunos de los juegos más populares y software de impuestos, por ejemplo. Y actualizarse a Linux puede emitir ondas de problemas a través del sistema, causando que algo tan básico como la pantalla o el sistema de sonido de una computadora funcionen mal.

Canonical ha tratado de eliminar algunos de los problemas que han evitado que Linux se concierta en un sistema operativo de extenso uso.

Las compañías tecnológicas principales han tomado nota del entusiasmo en torno a Ubuntu. Dell empezó a vender PCs y computadoras de escritorio con el software en 2007, e IBM más recientemente empezó a hacer de Ubuntu la base del paquete de software que compite contra Windows.

Canonical, basada en Londres, tiene más de 200 empleados de tiempo completo, pero su fuerza de trabajo total se extiende más allá de eso, a través de un ejército de voluntarios. La compañía pagó a cerca de 60 voluntarios para que asistieran a su evento de desarrolladores, considerándolos importantes contribuyentes al sistema operativo.

Muchos de los clientes más grandes de Ubuntu han surgido en Europa, donde el dominio de Microsoft ha soportado un intenso escrutinio regulador y político.

El departamento de educación de Macedonia depende de Ubuntu, ofreciendo 180,000 copias del sistema operativo a los niños, mientras que el sistema escolar español tiene 195,000 computadoras de escritorio con Ubuntu. En Francia, la Asamblea Nacional y la Gendarmerie Nationale, el fuerza policial militar, dependen de Ubuntu para unas 80,000 PCs. “La palabra gratuito fue muy importate”, dijo Rudy Salles, vicepresidente de la asamblea, señalando que permitió que la legislatura abandonara Microsoft.

Sin duda, el rápido ascenso de Ubuntu ha sido apoyado por el fervor que rodea a Linux. Pero son Shuttleworth y su estilo de vida llamativo los que generaron mucha de la atención que recibe Ubuntu. Aunque favorece la ropa informal que haga juego con la de los desarrolladores, algunas de sus actividades, incluido un viaje a la Estación Espacial Internacional en la Soyuz TM-34 en 2002, difícilmente son comunes.

“Mire, tengo una vida muy privilegiada, ¿verdad?”, dijo Shuttleworth. “Soy multimillonario, soltero, ex cosmonauta. La vida difícilmente podía ser mucho mejor. Ser un fanático de Linux es una especie de contrapeso para la fuerza”.

El modelo de Canonical hace difícil sacar utilidades.

Muchas compañías de fuente abierta distribuyen una versión gratuita de su software que tiene algunas limitaciones, mientras qued venden una versión completa. Canonical distribuye todo, incluido su producto principal, luego espera que las compañías recurran a ella en busca de servicios para administrar grandes grupos de servidores y computadoras de escritorio en vez de manejar todo ellos mismos con sus expertos internos.

Canonical también recibe ingresos de compañías como Dell que embarcan compañías con Ubuntu y trabajan con él en proyectos de ingeniería de software como añadir características basadas en Linux a laptops. Dicho eso, los ingresos anuales de Canonical están ascendiendo a los 30 millones de dólares, dijo Shuttleworth.

Esa cifra no preocupará a Microsoft.

Pero Shuttleworth afirma que 30 millones de dólares al año son ingresos autosostenibles, justo lo que necesita para financiar actualizaciones regulares de Ubuntu. Y un sistema operativo gratuito que se paga solo, dice, pudiera cambiar la forma en que la gente ve y usa el software con el que tienen contacto cada día.

“¿Estamos creando la paz mundial o cambiando fundamentalmente al mundo? No”, dijo. “Pero pudiéramos cambiar lo que la gente espera y la cantidad de innovación por dólar que espera”.

Dice que Canonical es no solo un proyecto hacedor de buenas obras realizado por alguien que tiene tiempo, dinero e inclinación por poner de cabeza a Microsoft. Su visión es hacer de Ubuntu el estándar para los próximos 2,000 millones de personas que adquieran PCs.

2 Responses to UN POPULISTA DEL SOFTWARE PROMUEVE RIVAL DE WINDOWS

  1. €quiman dice:

    Buen articulo… deberias corregir en una palabra mal escrita “mientras qued venden” -> qued.

  2. juancarlospaco dice:

    Exelente articulo, bien por Ubuntu, bien por Mark.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *